domingo, diciembre 9, 2018

MERCEDES FERNÁNDEZ/ Las mascotas forman parte del 40% de los hogares españoles, en muchos de los cuales, se tiene el hábito de fumar y donde pasa desapercibido el detalle de que los fieles compañeros domésticos se convierten en víctimas del tabaquismo pasivo de sus dueños.

Los animales domésticos -ya sean perros, gatos o aves-, al igual que las personas, también ven afectada su salud, tanto si inhalan el humo directamente, como si son víctimas del tabaquismo de tercera mano.

Lo que quiere decir que si la casa no tiene una adecuada ventilación, las mascotas perciben hasta 50 veces más que el propio fumador, las sustancias cancerígenas que desprende el humo del tabaco y que se queda en el aire del ambiente donde se concentra el triple de nicotina y monóxido de carbono.

 



 

Esto hace que tanto las propias mascotas como los niños pequeños se lleven la peor parte. La baja estatura les acerca a muebles y alfombras donde, mayormente, se quedan impregnados los productos químicos liberados al fumar.

Las mascotas, sobre todo los perros, que viven en hogares de fumadores donde no se acostrumbra a ventilar, pueden padecer bronquitis, asma y alteraciones cardiovasculares con mayor facilidad.

“El humo de los cigarrillos ha sido relacionado con un incremento del cáncer de pulmón en canes e incluso en pájaros domésticos”, declara la veterinaria, Carolynn MacAllister de la Universidad de Oklahoma.



El tabaco afecta a las mascotas en general pero hay unas razas más vulnerables que otras a padecer enfermedades. Los perros que tienen hocicos más largos -como los collie-, les afecta más el humo del tabaco que a los perros más chatos, por la exposición nasal a las sustancias nocivas del tabaco.

Los gatos también suelen salir bastante perjudicados por el humo debido al alto nivel de autohigiene de estos animales. Los felinos, por naturaleza, acostumbran a limpiarse ellos mismos y lo hacen con bastante frecuencia; por lo que absorben, continuamente, las sustancias tóxicas del tabaco que se les quedan en el pelo y en la piel.

Así que ya tenéis una razón más para alejaros de este hábito tan perjudicial para la salud; no sólo la del propio fumador, sino también la de los que están a su alrededor, incluidas las mascotas.

 

Etiquetas: , , , , ,

Artículo Relacionado