viernes, mayo 25, 2018

M.F/ La Catedral de Notre Dame, sita en uno de los céntricos barrios parisinos, es uno de los edificios góticos más antiguos del mundo.

 

Tardaron casi dos siglos en construirla y, al igual de la Torre Eiffel, estuvo a punto de ser derribada. Empezó siendo un simple templo cristiano pero, con el tiempo, se ha convertido en una de las construcciones religiosas más importantes a nivel mundial aclamadas por los turistas, quienes encuentran en la Catedral de Notre Dame una parada obligada en el itinerario a visitar de la capital francesa.

 

Tanto es así que en 2012, llegaron a recibir a 13,6 millones de personas en un año, los cuales, han valorado muy positivamente este lugar en Tripadvisor. Y no es para menos. Sus elementos característicos o algunas de sus leyendas no pueden pasar desapercibidas a los sentidos de los visitantes. Como por ejemplo:

¿Existió el Jorobado de Notre Dame?

Es un personaje mítico íntimamente relacionado con esta catedral pero no existió más allá de la novela creada por Víctor Hugo. Lo que pasa es que el autor se inspiró en una persona real para elaborar el personaje de la novela que le dio la fama mundial.

 

Durante el año 1820, trabajaba en la remodelación de la catedral un escultor que se caracterizaba por ser jorobado. Víctor Hugo, que por aquel entonces vivía por los alrededores, coincidía con él con bastante frecuencia y le sirvió de inspiración para su novela.

Las gárgolas

Son uno de los elementos arquitectónicos más característicos de la catedral, los cuales tienen como principal función evacuar el agua de los tejados.

 

Siempre están presentes en las leyendas que se cuentan sobre este lugar. Se dice que el día en que Juana de Arco fue quemada en la hoguera, esa noche las gárgolas se despertaron con la intención de vengar su muerte causando el terror de las calles de París. 

 

A la mañana siguiente, aparecieron en las calles de la ciudad cientos de cadáveres de las personas que habían presenciado la quema de la heroína. 

Punto cero de Francia

En la plaza en la cual se encuentra la Catedral de Notre Dame, se puede observar un enorme medallón que recuerda la forma de la rosa de los vientos. Este punto indica el punto cero a partir del cual se miden las distancias en Francia, siendo considerado, además, el centro de la ciudad de París.

Una catedral en una isla

Es una de las pocas catedrales del mundo que se encuentra ubicada en el corazón de una isla. Las aguas del Sena la rodean y es uno de los atractivos imprescindibles en un recorrido en barco por la ciudad.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Artículo Relacionado

0 Comentarios

Deja un comentario