domingo, noviembre 18, 2018

MERCEDES FERNÁNDEZ/ El cabello, en particular el del género femenino, es una de las partes que más importan a las personas. Puede ser, incluso, una de las cosas en las que más dinero se invierta pero, a la vez, la que más se descuida y desatiende.

La mayoría de las personas tiene creencias erróneas sobre el mantenimiento de un pelo saludable y hay muchos falsos mitos sobre este tema. Uno de ellos es creer que mientras más productos se le eche al pelo, más saludable estará y más efectos conseguirá (volumen, cuerpo, liso, rizado…). Y mientras más caros sean esos productos, mejores resultados se obtendrán.

Esto puede que sea así, en parte, pero no es lo habitual. Para que un cabello esté realmente sano, hay que empezar por lo más sencillo, el cepillado.




Aquí incluye el tipo de cepillo. Tiene que ser de púas duras y exterior plano. No vale usar un peine porque no se obtiene el mismo efecto. También influye la frecuencia, duración e intensidad del cepillado. Si se tienen en cuenta todos estos detalles, si se introducen estos hábitos como parte de nuestra rutina diaria, la salud y cuidado del cabello están garantizados.

Cuidar el cabello es algo más que cepillarlo y echarle productos “a diestro y siniestro”. El cuero cabelludo también necesita ser saneado. El cepillado ha de hacerse todos los días y de la raíz a las puntas ya que, de esta forma, se distribuyen los aceites naturales del cuero cabelludo, dándole al pelo, un aspecto brillante y saludable.

Es importante que el cepillado sea suave, sin tirones pero tampoco demasiado leve. Muchas veces no hace falta ni usar el cepillo. Basta con pasar los dedos cuidadosamente, masajeando el cuero cabelludo para ayudar al crecimiento del cabello.

Si esta rutina se hace por la mañana, ayudaremos a activar la microcirculación sanguínea, logrando una mayor suavidad tras las horas de sueño. Y si incluimos un segundo cepillado por la noche, contribuiremos a eliminar las impurezas acumuladas durante el día.

Hay profesionales que apuestan, en este sentido, por realizar, además, un peeling, mediante la exfoliación del cuero cabelludo. Al igual que se hace con la piel para eliminar las impurezas y células muertas, el cabello también necesita oxigenación y se puede hacer a través de la exfoliación del cuero cabelludo. De esta forma, el cabello se mantendrá sano y con buen aspecto durante mucho más tiempo.




La idea es mimar el cabello y mimarnos. Para ello, hay que dedicarle algo de tiempo. No hace falta que se pasen largas horas frente al espejo. Sólo con poner mascarilla o el producto apropiado para cada cabello -dejándolo actuar unos minutos o toda la noche- aumentarán las posibilidades de conseguir un pelo saludable. Y, por supuesto, cepillarlo.

Para terminar la rutina de cuidar el cabello, es mejor recogerlo antes de irse a la cama, bien con una coleta o con una trenza pero sin apretar. Estas pautas ayudarán a mantener el pelo sano durante más tiempo y supondrá un ahorro económico en productos y en visitas a la peluquería.

Esto no quiere decir que no se compren productos, ni se deje de ir a la peluquería para siempre, ya que necesitamos a los profesionales para que hagan en nuestras cabezas trabajos profesionales; nos saneen el cabello de vez en cuando o nos asesoren sobre los tratamientos que necesita nuestro cabello. No se trata de sustituir, sino de complementar.

 

ORÍGENES DEL PEINE

Este instrumento ha existido desde tiempos remotos en los que se empezó a usar como forma de distinción de clases. El cabello de las mujeres que se peinaban con peine presentaban un aspecto limpio y aseado que, sólo podía ser propio de las altas clases sociales. Por lo que la cultura del cepillado del cabello como forma de higiene es, como vemos, una tradición muy antigua.

Mucho más tarde, en los años 70, se empezó a fabricar el cepillo. La primera empresa que lo hizo, o al menos de la que se tiene constancia según los datos, fue la francesa Fellouid en el año 1979. Este nuevo artilugio tenía un diseño característico y una gran ventaja. El mango del final para poder agarrarlo lo hacía muy cómodo, fácil y práctico de usar.

Etiquetas: , , , ,

Artículo Relacionado

0 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.