martes, octubre 23, 2018

M.F/ Los labios son una parte muy delicada del cuerpo a la que no siempre se le presta la atención que merece.

 

Al estar constituidos por una piel más fina y, por tanto, diferente a la del resto del cuerpo, hace que necesite cuidados especiales, sobre todo cuando se someten a temperaturas extremas (frío y/o calor) o a cambios bruscos de temperaturas.

 

Los más conveniente para un mejor cuidado de los labios es que se haga de una manera natural y que, se intente, en la medida de lo posible, usar productos naturales.

 

Sea cual sea el tipo de producto que se opte usar, podéis seguir estos pasos para un cuidado saludable de los labios:

  • El procedimiento para cuidar los labios parte de la exfoliación.

 

 

Con que se haga una vez por semana o una vez cada quince días, es suficiente. Ha de hacerse suavemente porque -reiteramos- los labios tienen una piel muy sensible. Puede usarse, por ejemplo, un cepillo de dientes con cerdas suaves o, bien, simplemente los dedos.

 

La exfoliación permite conseguir una piel tersa y, sobre todo, saludable. Es importante hacer este paso ya que la exfoliación ayuda a eliminar las células muertas y a regenerar la piel que va perdiendo elasticidad y volumen con los años.

  • El siguiente paso es la hidratación.

 

 

Para hidratar los labios, podemos usar, tanto productos comprados, como caseros. Se aconseja usar labiales elaborados a base de manteca de cacao, argán, cera de abeja o con aceites vegetales.

 

Si se opta por la elaboración propia, un tip para hacerlo más original es que puede usarse polvo de remolacha para dar un toque más rojizo.

  • Lo siguiente es la realización de pequeños masajes.

 

 

Los masajes labiales ayudan a mejorar la circulación y a un pequeño aumento en la apariencia de su  volumen. Con tres o cuatro minutos de masaje ya puede apreciarse este efecto.

 

Según la página Mejor con Salud, el procedimiento es el siguiente:

 

  1. Meterlos hacia dentro y apretarlos bien, mientras sacamos el aire de nuestros pulmones, para después sacarlos hacia el exterior todo lo que podamos mientras inspiramos profundamente.
  2. También podemos hacerlos vibrar, como si dijéramos la letra B, lo cual proporcionará una agradable sensación y activará la circulación.
  3. Los masajearemos horizontalmente con las dos manos, como si nos estuviéramos limpiado los labios de manera exagerada, arrastrando las manos hacia fuera hasta que notemos un suave cosquilleo.
Etiquetas: , , ,

Artículo Relacionado

0 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.