domingo, noviembre 18, 2018

MERCEDES FERNÁNDEZ/ Al contrario de lo que pueda parecer, hablar solo o, más bien, hablar con uno mismo no es un síntoma de estar demente. Es una costumbre muy antigua. Lo que es más actual son los resultados de un estudio que han revelado los beneficios que aporta hablar con uno mismo, ya sea en silencio o en voz alta.

Esto es conocido, sobre todo en literatura, como soliloquio. Un ejemplo de ello es la obra del escritor vallisoletano, Miguel Delibes, “Cinco horas con Mario”.

Así que si existe este término en la lengua española, debe de tener un significado y además muy bueno para la salud. De entrada, hablar a solas ayuda a aumentar la percepción y nuestro intelecto, favorece la recuperación de recuerdos y aumenta la autoestima.

Mejora la concentración centrando los pensamientos en las cosas realmente importantes, alejándolos de las distracciones. Esto, a su vez, mejora los pensamientos, sentimientos y reacciones cognitivas que tanto ayudan en el ámbito emocional, psicológico y mental.

 




Según los psicólogos, hablar solo, con uno mismo aporta grandes beneficios como:

  • Reforzarnos positivamente. Felicitarse a uno mismo por el trabajo bien hecho o los logros conseguidos resulta altamente beneficioso para la autoestima. Reconocer los propios éxitos y reforzarlos en voz alta puede ser muy recomendable en épocas de mucha exigencia o desafíos, tanto personales como laborales y académicos.

 

  • Como estrategia de motivación. Otro de los beneficios que nos puede otorgar el hablar solo es el de motivarnos a hacer cosas que, aunque no tengamos ganas de hacer, resultan obligatorias. Auto-motivarnos y alentarnos puede hacer que nos cueste un poco menos llevar a cabo todas aquellas actividades que, en un principio, nos parecían poco atractivas.

 

  • Favorece el desarrollo de la inteligencia. Algunos estudios recientes señalan la posibilidad de que el habla privada o hablar solo puede favorecer la creación de nuevas conexiones neuronales. Lo que significa que, de esta forma, se puede potenciar la capacidad de desarrollo del cerebro, así como potenciar sus facultades.

Entonces si tiene tantos beneficios, ¿por qué está asociado con patologías mentales? Pues porque hablar solo no es malo. El problema está cuando se habla solo y, además, hay otros problemas añadidos; o se habla solo delirando, sin sentido, con alucinaciones o alteraciones en el comportamiento. Ahí, es cuando hay que preocuparse. Pero si no, háblense porque si vemos a unx niñx hablar solx y no nos parece un comportamiento raro, ¿por qué se ve diferente en los adultos?

Etiquetas: , , , , , , ,

Artículo Relacionado

0 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.