miércoles, mayo 23, 2018

MERCEDES FERNÁNDEZ/ Lleva toda una vida investigando y puede que se convierta en el Fleming de España.

El alicantino Francisco Mojica está revolucionando el mundo de la medicina con el descubrimiento del Clustered Regularly Interspaced Short Palindromic Repeats (CRISPR), que traducido al castellano quiere decir Repeticiones Palindrómicas Cortas Agrupadas y Regularmente Interespaciadas. Un descubrimiento que se remonta a agosto de 1992.

Diez años más tarde, “vimos que estas regiones” -declara- “que se encontraban entre las repeticiones procedían de virus. La bacteria almacenaba datos de ADN procedentes de invasores. Ese registro le servía para recordar, como un cartel de Se busca, a sus invasores, transmitir esa información a su descendencia y así poder destruirlos. Un sistema de inmunidad. Algo único. La grandísima revolución vino cuando alguien fue más allá y a raíz de aquello, vio que se podían editar genomas, reescribir la información genética, cortar lo malo y pegar lo bueno. Programar unas tijeras para cortar y pegar ADN…”.



Y así fue como enfermedades de origen genético, malformaciones o trastornos que afectan a la visión, a la respiración, a la movilidad, al cerebro, infección por el virus del SIDA, síndrome de todo tipo, distrofia muscular, diabetes… entre otras muchas, consiguieron curarse con el CRISPR.

La mayoría de los ensayos clínicos con CRISPR son para curar cáncer de pulmón o vejiga, por ejemplo. “Los tumores crecen porque han aprendido a bloquear nuestro sistema de defensa”, asegura Mojica. Un CRISPR lo que hace es coger estos guerreros nuestros y hacer que sean capaces de evadir esa barrera que producen las células tumorales, capaces de ir y hacer su trabajo. ¡Eso tiene muy buena pinta!

No todo fue sobre ruedas. Mojica cuenta que se quedaron sin financiación porque invirtieron dinero locamente en experimentos del tipo “¿probamos?” haciendo, durante años, lo mismo cada mes. Fue una de las razones por las que muchas veces estuvo a punto “de tirar la toalla”, además de que les cerraron las puertas en numerosas ocasiones. Actualmente, está a punto de hacer historia en la medicina y, aun así, no se considera un ejemplo.

Vean el siguiente vídeo y opinen ustedes mismos de si podría o no ser un ejemplo a seguir…

 

 

 

 

Desde las Salinas de Santa Pola, este Ilicitano se postula para premio Nobel por su investigación contra el cancer

Pubblicato da Lourdes Martínez su mercoledì 28 febbraio 2018

Etiquetas: , , , , , , , ,

Artículo Relacionado

0 Comentarios

Deja un comentario