lunes, septiembre 21, 2020

MERCEDES FERNÁNDEZ/ El uso de fertilizantes ecológicos favorece el cultivo de unos productos más saludables; ya no sólo por el resultado de la cosecha en sí, sino porque conserva mejor el estado del suelo de donde saldrán los posteriores alimentos. 

Llevar una alimentación adecuada es muy importante para tener un desarrollo saludable, sobre todo, del cerebro. Si el cuerpo absorbe bien todos los nutrientes (antioxidantes, grasas buenas e hidratación) que necesita, favorecerá también la salud de esta parte del cuerpo. Y ya se sabe “Mens sana, in corpore sano”.

Pero muchas veces el problema está en el proceso de cultivo de dichos alimentos. Cada vez, se recomienda más el uso de fertilizantes ecologicos, es decir, sustancias (libres de químicos dañinos para la fauna y para la flora) compuestas por nutrientes esenciales que la planta necesita para crecer y desarrollarse. Las plantas necesitan alimentarse y, para ello, absorben por las raíces los nutrientes disponibles en el suelo. 

Por lo que también hay que cuidar la calidad del suelo -por raro que parezca-. Y si usas abonos químicos, la vida del suelo se va degradando. Esto, a su vez, elimina los microorganismos útiles para la nutrición de las plantas. En el proceso de cultivo de las plantas, circula agua por debajo del suelo. Cuando esto se aplica en grandes cantidades, aumentan las sales tóxicas del suelo originando la eliminación de los microorganismos esenciales para la nutrición de las plantas.

Así que si usas fertilizantes ecológicos, los mismos microorganismos de la tierra degradan al propio fertilizante hasta formar compuestos solubles en agua aprovechables por las plantas. De esta forma, también aumenta la acción de las bacterias y los hongos que benefician el suelo. De hecho, favorecen la proliferación de los hongos responsables de que las plantas aprovechen los nutrientes.

 

Reglamento y legislación

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de España dispone de un reglamento aprobado por la Unión Europea. Es el que se recoge en el Reglamento (CE) nº 2003/2003 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 13 de octubre de 2003 relativo a los abonos el cual establece las características que deben cumplir los abonos inorgánicos para denominarse “abonos CE”.

A parte de esos abonos, la agricultura española usa otros productos fertilizantes y abonos especiales. Estos productos, a su vez, han de estar inscritos en el registro de productos fertilizantes. Es importante cumplir con la normativa y leyes vigentes en cada momento como garantía saludable para las personas y el medio ambiente.

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hemeroteca

Categorías

SÍGUENOS

INSTAGRAM

YOUTUBE