domingo, diciembre 9, 2018

MERCEDES FERNÁNDEZ/ El envejecimiento es un deterioro interno y externo de la edad que se potencia más en unas personas que en otras.

La explicación es muy simple. Se trata de una cuestión de genética, por lo que hay personas que siempre van a aparentar tener menos años que otras de su misma generación.

El responsable de que esto sea así, se llama gen MC1R, conocido por producir pelo rojo y piel pálida. Estudios recientes han demostrado que las personas que tienen este gen en su ADN aparentan dos años más que otras personas de su misma edad y que no tienen este gen.

El doctor Manfred Kayser del Centro Médico MC de la Universidad Erasmus de Rotterdam (Países Bajos) considera que “El descubrimiento marca otro paso para entender las diferentes formas de envejecer de las personas y proporciona nuevas vías para identificar vinculaciones moleculares entre la edad percibida, la edad cronológica y la edad biológica. El siguiente paso será entender, a nivel molecular, por qué parecer más joven implica que una persona es más sana, lo que permitiría avanzar hacia el envejecimiento saludable”.

Así que el hecho de parecer más joven, va más allá de una cuestión de estética. Se trata más bien de un problema de salud ya que durante el experimento se observaron cambios en 18 factores relacionados con el envejecimiento, entre ellos, la presión arterial, la función pulmonar, el colesterol, el índice de masa corporal, los procesos inflamatorios y la integridad del ADN.

Hace algunos años que la doctora en biología molecular, María Blasco, descubrió la relación entre los telómeros (extremos de los cromosomas) y el envejecimiento celular.“Los seres humanos que nacen con telómeros más cortos debido a mutaciones en telomerasa, viven menos. Normalmente, esta situación se debe a una pérdida prematura de la capacidad de regeneración de sus tejidos”, aseguraba la doctora en la web del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.



EL EXPERIMENTO MC1R

Según publica la Agencia Europa Press: “El equipo examinó durante 8 años (2010-2018) más de 8 millones de variaciones en el ADN de 954 participantes que nacieron entre 1972 y 1973 para averiguar si los que tenían un aspecto más joven respecto a los de su edad, tenían diferentes variaciones de ADN frente a aquellos que parecían mayores. Los efectos más fuertes en la edad facial percibida eran de variantes de ADN en el gen MC1R un hallazgo que fue confirmado en otros dos grandes estudios europeos”.

El gen MC1R juega un papel importante en otros procesos biológicos, como la inflamación y la reparación de daños del ADN. No obstante, esta es la punta del iceberg de un trabajo que ha dado muchos indicios importantes de la salud y el envejecimiento.

 

Etiquetas: , , , , , ,

Artículo Relacionado

0 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.