domingo, diciembre 9, 2018

MERCEDES FERNÁNDEZ/ Cuidar una planta produce muchos beneficios emocionales. Dicho así, parece algo insignificante porque ¿qué relación pueden tener las plantas con las emociones?

Mucha. Cuando una persona está atravesando malos momentos, como puede ser una depresión, dar afecto sin condiciones es una de las mejores sugerencias que puede hacerle un terapeuta.

Para una persona que pasa por momentos difíciles, es complicado dar amor sin “esperar respuesta” ya que, en el fondo, la mayoría de las personas dan, esperando algo a cambio -aunque sea mínimo-. Y esa respuesta también se espera por parte de las mascotas. Sin embargo, una planta es fácil de querer sin condiciones.

 



 

Según las tradiciones espirituales, el afecto incondicional tiene un enorme poder transformador a través del que nacen sensaciones plácidas tanto en quien lo da, como en quien lo recibe.

Decía Richard Carlson en su exitoso libro No te ahogues en un vaso de agua: Aprende a reaccionar de forma positiva que “cuando entregas ese tipo de afecto, jamás te sientes agitado, ni irritado, ni con prisa. Simplemente quieres”. Y añade que “al advertir lo bien que te sientes cuando quieres, mira si puedes ofrecerle el mismo tipo de afecto a las personas que hay en tu vida”.

El cuidado de plantas produce un beneficio emocional no sólo por el mero hecho de mostrarles amor, sino también porque un entorno -como puede ser el hogar o el trabajo- rodeado de plantas embellece, purifica y refresca el ambiente.

A modo personal, relajan, animan, producen bienestar e, incluso, hidratan. Hay plantas -como la Raphis Maratha- que, por su alto contenido en humedad, puede aumentar la sensación de frescor en un 5% en la habitación donde esté.

Las personas que tienen un jardín demuestran tener una salud emocional más estable. De ahí, que el contacto con la naturaleza aporte unos grandes beneficios en la recuperación mental.

Para las personas con depresión, cuidar una planta puede ser una distracción diaria. El hecho de regarla, podarla y verlas florecer es un proceso terapeútico muy recomendable de practicar.

Así que si estás pasando por un mal momento emocional, prueba a tener plantas, cuidarlas y enriquecerte con sus cosas buenas. O si es alguien cercano quien está atravesando ese mal momento, entonces regálale una planta porque ese regalo tendrá más significado y valor que el simple detalle de hacerlo.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Artículo Relacionado

0 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.