sábado, julio 11, 2020

MERCEDES FERNÁNDEZ/ El embarazo es una etapa en la que se requiere de máximo cuidado. Uno de los regalos que mejor le puedes hacer a tu salud durante este tiempo es la realización de actividad física.

La natación es uno de los deportes más completos y saludables que puede practicar la ciudadanía. Si lo es en estado normal, en estado de gestación mucho más. La natación beneficia a la madre y al feto.

El agua ayuda a que la gestante flote por la capacidad de ingravidez. Esto le da libertad de movimientos, permitiendo la posibilidad de realizar ejercicios que, en terreno firme, serían arriesgados (posibilidad de esguinces, lesiones, dolor e incomodidad).




Además, la gestante reduce la presión que sufren sus articulaciones, relaja la zona lumbar, el peso sobre las rodillas, tobillos, etc. Todo ello, gracias a la ausencia de gravedad en el agua.

Una de las cosas que una embarazada tiene presente siempre es el momento del parto. Y es que ninguna está fuera del porcentaje de complicaciones que se pueden presentar, una vez llegado el momento. Puedes tener un embarazo muy bueno pero pasar por un proceso largo y doloroso en el pre, durante y en el postparto.

Por ello, es de alta recomendación que la gestante realice actividad física como, por ejemplo, la natación. No es una garantía de éxito pero sí tienes muchas más posibilidades de buenos resultados que si no haces nada.

 




Beneficios de la natación

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) recomienda continuar con la actividad si ya se realizaba de forma continuada antes de la gestación. No obstante, cada embarazada y cada embarazo es distinto y particular.

Por eso, primero has de estar completamente segura de que puedes hacer este o cualquier otro tipo de actividad. Así que lo mejor es que lo hables con la persona sanitaria que está dirigiendo tu embarazo. Sólo ella, podrá autorizarte y recomendarte cuándo es el momento propicio para realizar dicha actividad.

Y si puedes hacerla, tu salud y la de tu bebé recibirá beneficios como:

  • Relajar las zonas del cuerpo sobrecargadas por el peso de la gestación.
  • Controlar el peso.
  • Mejorar el sistema cardiovascular.
  • Tonificar los músculos ejercitados.
  • Disminuir los edemas circulatorios.
  • Mejorar la flexibilidad del cuerpo y su resistencia, fortaleciendo los ligamentos y articulaciones.
  • Disminuir el estrés y la tensión nerviosa.
  • Reducir el dolor en el momento del parto.
  • Aumentar la resistencia pulmonar (siempre que no se aguante mucho la respiración).
  • Dormir mejor.

Esperamos que estos consejos de vida saludable te hayan resultado útiles. Para seguir leyendo artículos de interés visita nuestra revista de salud y bienestar.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Artículo Relacionado

0 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hemeroteca

Categorías

SÍGUENOS

INSTAGRAM

YOUTUBE

Newsletter