martes, septiembre 25, 2018

Discrepancias por la nueva ley de protección de datos para los menores en la red

M.F./ La Unión Europea estudia prohibir el uso de redes sociales –Twitter, Facebook, Snachar o Instagram- a menores de 16 años que no tengan el consentimiento de sus padres para hacerlo. Además, se les exigirá a las empresas el cumplimiento de un reglamento adicional en torno a la privacidad y, de no hacerlo, se enfrentarían a multas de hasta el 4% de la facturación global.

La propuesta de esta nueva ley de protección de menores ha levantado polémica entre educadores, psicólogos e, incluso, asociaciones anti-bullying ya que todos ellos están de acuerdo en que esto incentivará que los menores mientan más sobre su edad. En este sentido, Jorge Flores, director de la ONG ‘Pantallas Amigas’ -que persigue el ciberacoso en menores- afirma que “no hay un factor que diga que poniendo una edad concreta se van a reducir los riesgos. Un chico de 19 años que busque chicas de 17 en un red social puede encontrarse con una que a los 11 dijo que tenía 14, y años después, no va a admitir su error, ni a rectificarlo. Para el joven, será una chica que puede dar su consentimiento sexual legalmente”. Y añade: “¿Mecanismo de control? Nadie ha dado con la respuesta porque los usuarios mienten y el DNI electrónico no funciona”.

Por otra parte, con esta nueva medida, lo que quedaría protegido por un lado, quedaría al descubierto por otro. Es decir, que las compañías de Internet usarán los datos personales de cualquier persona de 15 años o menos sin el consentimiento de sus padres. Actualmente, en España las compañías no pueden tratar con los datos de menores de 14 años, mientras que en EEUU la edad mínima para hacerlo es de 13 años.

Posibles alternativas
Aunque todavía hay variedad de opiniones y desacuerdos, por si acaso algunas redes sociales ya han comenzado a crear apps específicas para niños como Youtube Kids –que muestra contenidos infantiles adaptados a la edad de los usuarios- o Snapkidz –que permite a los menores hacer fotografías y pintar sobre ellas, a la vez que prohíbe su envío-. Estas nuevas alternativas también tuvieron sus críticas debido a la libertad y fácil acceso de los menores a la web, exponiéndose, por tanto, al contacto de contenidos inapropiados.

Ante la falta de acuerdo, “los Estados miembros podrán ser libres de establecer sus propios límites de edad entre los 13 y 16 años”, según palabras de Jan Philipp Albrecht, Jefe del Parlamento Europeo sobre las nuevas normas de protección de datos. Por lo que, mientras se ponen de acuerdo en la aprobación de leyes, el control de los menores en la red debería ser tarea exclusivamente de los padres.