sábado, octubre 20, 2018




MERCECES FERNÁNDEZ/ “La primavera, la sangre altera”. Dice el refrán. Más que la sangre, lo que se alteran son las hormonas que provocan unos cambios internos que afectan a otros factores.

Esto conlleva a cambios en el estado de ánimo, incapacidad para disfrutar, poca energía o dificultad para concentrarse, unos síntomas que afecta a un 6% de la población cuando llega la primavera.

Según los expertos, estos cambios están relacionados con la luz solar. El aumento de horas solares afecta a una hormona que se llama melatonina que engloba las emociones, el apetito, la frecuencia del sueño y la sexualidad. Con la llegada de la primavera, tenemos menos horas nocturnas; por lo que, varía la producción de melatonina. Lo que conlleva, a su vez, cambios en las respuestas físicas y emocionales de las personas.

Es lo que se conoce como TAE (Trastorno Afectivo Estacional). La persona tiende a cambiar emocionalmente. Su grado de afectación se verá influenciado por la zona geográfica donde viva. De esta manera, las personas que estén ubicadas más al sur del ecuador, recibirán más luz solar y notarán mucho menos estos síntomas en el cambio estacional.

El Doctor Szent-Gyorgyi (descubridor de la vitamina C) demostró que diversas funciones fisiológicas como el estrés, el buen o mal humor y la fertilidad están relacionadas con la cantidad de luz solar que recibimos.



Puede ocurrir que nos encontremos ante muchos de estos síntomas sin explicación alguna aparente. Sin embargo, el individuo tal vez esté pasando por una depresión primaveral en la que puede aparecer lo que se conoce como astenia primaveral. Es un estado de tristeza y melancolía pero pasajero que viene dado por el propio cambio de estación.

Aunque en un principio sea un proceso por el que, irremediablemente, haya que pasar dadas las condiciones, hay remedios que ayudan a que esta etapa sea más llevadera. Por ejemplo, tener más relaciones con los demás, no aislarse; no llevar una vida sedentaria, dormir y comer bien. Sería una buena opción, en este caso, aumentar el consumo de frutas y verduras ya que ayuda a que nos sintamos más relajados, más felices y más energéticos que los días que ingerimos menos cantidades de estos alimentos.

 

Etiquetas: , , , , , ,

Artículo Relacionado