domingo, diciembre 9, 2018

MERCEDES FERNÁNDEZ/ Los baños de bosque tienen su origen en Japón y en su idioma se conoce como ‘Shinrin-Yoku’. Esta práctica tan saludable consiste en sumergirse en la naturaleza con los cinco sentidos. Así de sencillo.

“La iniciativa del Ministerio japonés de Agricultura, Silvicultura y Pesca surgió en 1982 como una práctica terapéutica que favoreciera un estado de relajación para una creciente población urbana sometida a niveles intensos de competitividad y estrés”, cuenta Marta Pahissa, ambientóloga que ha desarrollado la publicación junto con el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), ciudad donde los baños forestales comienzan a ser tendencia.




A lo largo de todos estos años se han descubierto los beneficios que tiene para la salud los baños en los bosques. Mejoran la calidad de vida; se reduce la morbilidad (es decir, la población enferma menos); disminuyen la mortalidad, el sobrepeso y la obesidad; ayudan a mantener la salud cardiovascular y contribuyen a un mejor estado de la salud mental.

Los baños de bosque son muy beneficiosos para combatir el estrés. El Doctor Qing Li –inmunólogo, director de la Sociedad Japonesa de Medicina Forestal y budista- considera al estrés como “el mal del mundo” y según la OMS, estamos ante “la epidemia del siglo XXI”.

Y no es para menos. El Instituto Nacional de Estadística (INE) recoge que el 59% del personal laboral en España sufre tensión provocada por situaciones agobiantes como las que se producen, fundamentalmente, en el ambiente del trabajo.

Cada vez hay más estudios que evidencian los beneficios que tienen -tanto para la salud física, como para la mental- la exposición a la naturaleza.




Pero no vale con salir a tomar el aire o dar un paseo. Hay que hacerlo pero en plena naturaleza por una sencilla cuestión. El aire del bosque en concreto está lleno de fitoncidas que son los aceites naturales que segregan los árboles para protegerse de insectos, hongos y bacterias. Por lo que, su sistema de defensa beneficia al nuestro.

Por su parte, la Universidad de Michigan hizo un estudio para observar los efectos del bosque en la memoria y la atención. El resultado fue que las personas podían retener un 20% más después de un paseo entre árboles, que tras un paseo por una ciudad.

Así que aprovechando el buen tiempo, es también un buen momento para iniciar un baño de bosque y disfrutar de todos sus beneficios. Eso sí, para que esta actividad pueda ser 100% provechosa y beneficiosa quedan excluidos los móviles, cámaras y todo elemento que interrumpa el silencio y la conexión de los cinco sentidos con la naturaleza.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Artículo Relacionado

0 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.